Relatores

  • ¿Por qué no existe nuestra Copa del Mundo? Las jugadoras de Futsal le exigen a la FIFA que organice su Mundial


    11 de septiembre de 2021

    Compartir esta nota en

    por Ayelén Pujol

    “Somos muchas jugadoras que nos preguntamos por qué no existe nuestra Copa del Mundo ¿A qué se debe este acto de desigualdad? ¿Qué explicación se atreven a darnos? Y principalmente, ¿cuánto más tenemos que esperar?”. La voz de la argentina Julia Dupuy expresa el pedido de las futbolistas de 50 países que este sábado, y en la previa al Mundial de Futsal masculino, presentaron una carta enviada al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, exigiendo la organización de su propia Copa del Mundo.

    Mientras está por comenzar la 12ª edición para los varones, a través de este escrito la Asociación de Jugadoras de Fútbol Sala (AJFSF) exigen el fin de su "marginación" e instan al organismo a hacer de un evento femenino una prioridad, en el marco del crecimiento de la disciplina, practicada a nivel mundial por aproximadamente 60 millones de personas.

    Argentina, en efecto, es el último país campeón del mundo en la rama masculina. En Wikipedia figura que el país organizó Mundiales femeninos, pero se trata de campeonatos que tuvieron el permiso de FIFA pero que no fueron organizados por la entidad. “De hecho, no fueron invitados a esos torneos muchos países. Lo que pedimos es que nos tomen con la misma seriedad. Hasta acá, la FIFA nunca habló de hacer un proyecto de Futsal femenino cuando es el encargado mundial de la disciplina”, le dice Dupuy desde España, donde juega en el Poio Pescamar (de Galicia), a Relatores.

    El pedido incluye una Copa del Mundo propia, calendario oficial, plan estratégico de desarrollo. Las futbolistas cuentan que viven esta situación como un abandono público. “Es una discriminación, un acto de desigualdad de género”, expresa la futbolista de 21 años y que integra la Selección argentina.

     

    La Asociación de Jugadoras de Fútbol Sala se creó en 2010 y pese a que tiene su sede en España, representa jugadoras de distintos países. Ya había iniciado medidas para reclamar el Mundial. En efecto, en 2015 creó el hashtag #WomenPlayFutsalFIFA que se hizo viral y este sábado vuelven a publicarlo para alzar la voz.

     

    En la actualidad el futsal femenino se practica en un total de 50 países y hay ligas profesionales en España, Italia, Brasil, Ucrania, Rusia, Japón, Portugal e Irán. Hay torneos internacionales organizados por las federaciones, como la Copa de Asia, la Copa de Europa (UEFA) y la Copa de Sudamérica (CONMEBOL).

     

    Argentina cuenta con un campeonato organizado por la AFA, que tiene dos categorías. En la Primera división participan 15 equipos, mientras que la B cuenta con 23 planteles. Los números muestras la popularización de la práctica del deporte en el país: se estima que hay un total de 700 jugadoras inscriptas (cada club debe tener obligatoriamente las categorías Quinta, Cuarta y Tercera). Ferro fue el último campeón de la Primera División y se clasificó a la Copa Libertadores Femenina de Futsal.

    La actividad de la Selección fue parada por la pandemia, pero el equipo nacional fue medalla de bronce en la Copa América del 2017 y subcampeón de la última Copa América realizada en Paraguay en 2019.

    La repercusión del pedido ya es recorre el mundo: el diario británico The Guardian publicó hoy la carta de las futbolistas y remarcó que en Inglaterra, la Federación no cumplió su promesa de crear un equipo femenino en ese país y que además le dio de baja a su equipo masculino para reducir costos al comienzo de la pandemia de Covid en 2020.

     

    La FIFA se había comprometido a lanzar una competición de fútbol sala femenino como parte de su primera estrategia para el fútbol femenino en 2018. Tampoco cumplió.

     

    Natalia Orive, jugadora de primera división española y presidenta de la Asociación Española de Fútbol Sala Femenino, le dijo a The Guardian que no entiendo por qué sucede. “No tienen respuesta. Pero también va en contra de sus propias reglas y principios éticos de gobernanza. Hablaron de igualdad, de ser inclusivo, con hombres y mujeres iguales. Pero se olvidan del fútbol sala".

     

    En Argentina, quienes pueden tienen la posibilidad de jugar en el exterior no lo dudan: participar en ligas profesionales les da la posibilidad de vivir y desarrollarse en el deporte que aman. “Son ligas competitivas que nos hacen crecer individualmente y ser mejores para la selección”, dice Julia Dupuy. Por citar sólo algunos nombres, Sofía Florentín juega en el Padova, en Italia, Carina Nuez lo hace en el Atlético de Madrid en España, Agostina Chiesa en el Poio Pescamar, Ana Ontiveros en el Telde del mismo país. Todas ya difunden la carta enviada a la FIFA.
     

    El grito ya circula: las jugadoras del mundo piden igualdad. Reclaman una Copa del Mundo de Futsal Femenino.
     

    Compartir esta nota en