Relatores

Modric-Casemiro-Kroos: un ensueño de fútbol en el medio de Madrid


08 de abril de 2021

Compartir esta nota en

por Roberto Parrottino

Luka Modric, Casemiro y Toni Kroos son los dueños de la mitad de la cancha del Merengue conducido por Zinedine Zidane.

Desde hace seis temporadas, Luka Modric, Casemiro y Toni Kroos son los dueños de la mitad de la cancha del Real Madrid. Inseparables desde la llegada de Zinedine Zidane como entrenador en 2016, titulares en las tres finales consecutivas ganadas de Champions League, el croata, el brasileño y el alemán no sólo marcan el tempo del equipo, sino que ya son parte de la historia. Alguna vez, Diego Simeone dijo que entregarle el mediocampo de un equipo a los jugadores era como darle a alguien la mano de un hijo para que cruce la calle. Zidane, también él mediocampista en tiempos de futbolista, no dudó: Modric, Casemiro y Kroos son innegociables en su Madrid.

El triunvirato nació después de que Casemiro jugase apenas 20 minutos en los primeros ocho partidos de Zidane como DT del Madrid. El brasileño le dijo que necesitaba jugar. Había pasado seis meses en el Real Madrid Castilla, el equipo B, y una temporada a préstamo en el Porto. Zidane aceptó porque, después de probar un mediocampo con futbolistas de ataque, necesitaba un volante defensivo, de equilibrio, el Claude Makélélé que a él le había permitido descollar en el Madrid y la selección de Francia. Acertó.

Con un promedio de edad de 31,3 años, Modric (35), Casemiro (28) y Kroos (31) representan estilos distintivos y se complementan en el Madrid. El brasileño es orden, eje en el campo y coberturas defensivas (de hecho, supo jugar de zaguero). Modric es conducción, creatividad en tres cuartos de cancha, atracción de los rivales. Kroos, desde la izquierda, escenifica los cambios de frente, y ese primer pase, y todos los pases: en el Real Madrid, desde que llegó en 2014, el 91% de sus pases en el campo rival resultaron exitosos. Modric, Casemiro y Kroos saben que se necesitan para llegar a su máximo nivel. Ocupan un rol y una posición diferente dentro de la cancha. En ataque, a veces Casemiro se adelanta por el centro, como punta de flecha. En defensa, Modric y Kroos intercalan la presión adelante. “Llevan jugando juntos tanto tiempo que las acciones las guardan en el inconsciente y eso en el mundo profesional es ganar espacio y tiempo. La máquina está muy bien aceitada”, le dijo un asistente del cuerpo técnico de Zidane al periodista Lorenzo Calonge en El País.

La “Santísima Trinidad”, como los llama la prensa madrileña, apenas le costó 60,5 millones de euros. A mitad de 2012, el Real pagó 30 millones por Modric, que jugaba en el Tottenham (y en 2018 fue elegido Balón de Oro, el mejor futbolista del mundo). Seis meses más tarde, desembolsó 5,5 millones de euros por Casemiro (São Paulo). Y después del Mundial de Brasil 2014 que ganó con su selección, Kroos arribó al Madrid desde el Bayern Munich a cambio de 25 millones, un precio bajo porque le quedaba un año de contrato y había avisado que no iba a renovarlo. Para poner en contexto: en 2019, el Barcelona pagó 85 millones de euros al Ajax por el holandés Frenkie de Jong.

El dominio en el tiempo de Modric, Casemiro y Kroos trajo consigo un desfile de mediocampistas que no pudieron hacer pie en el Madrid: Martin Ødegaard (Arsenal), Asier Illarramendi (Real Sociedad), Mateo Kovacic (Chelsea), Dani Ceballos (Arsenal) y Marcos Llorente (Atlético de Madrid). “De Modric, Casemiro y Kroos hay que aprender, escuchar y guardar los consejos en la cabeza. Yo me puedo poner nervioso antes de un partido, pero ellos lo viven normal. Y a la vez te motiva para aportar tu granito de arena. Cuanta más rivalidad sana, mejor”, aceptó el uruguayo Federico Valverde, de 22 años, habitual relevo de Modric, Casemiro y Kroos junto a Isco. En un calendario apretadísimo de partidos, el riesgo de saturación de la columna vertebral es evidente. “La FIFA y la UEFA -advirtió Pep Guardiola, DT del Manchester City- están matando a los jugadores”.

Desde hace seis temporadas, Luka Modric, Casemiro y Toni Kroos son los dueños de la mitad de la cancha del Real Madrid. Inseparables desde la llegada de Zinedine Zidane como entrenador en 2016, titulares en las tres finales consecutivas ganadas de Champions League, el croata, el brasileño y el alemán no sólo marcan el tempo del equipo, sino que ya son parte de la historia.

La sinergia entre Modric, Casemiro y Kroos reavivó el juego de la comparación con Xavi, Busquets e Iniesta, quienes compartieron la mitad de la cancha del Barcelona durante siete temporadas, desde la 2008/2009 a la 2014/2015. En ese período, Xavi-Busquets-Iniesta sumaron 96 goles, mientras que Modric-Casemiro-Kroos suman 67. Xavi-Busquets-Iniesta entregaron 228 asistencias, mientras que Modric-Casemiro-Kroos, 122. Diferentes e inimitables, sucede que Xavi-Busquets-Iniesta integraron el mediocampo del Barcelona de Guardiola (y Lionel Messi), acaso el mejor equipo en la historia.

El trío podría separarse a mitad de año, ya que a Modric se le vence el contrato. El martes, en el triunfo 3-1 en la ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Liverpool en Madrid, Modric, Casemiro y Kroos salieron al escenario y ofrecieron su espectáculo. Este sábado, desde las 16 por la fecha 30 de la Liga de España, el Real Madrid (63 puntos) recibirá al Barcelona (65), a uno del líder Atlético de Madrid. El clásico global se jugará en el estadio Alfredo Di Stéfano, donde Modric, Casemiro y Kroos juegan cada vez más como si estuvieran en un entrenamiento. Un fútbol relax.

Compartir esta nota en