Relatores

  • Sampaoli se va del Atlético Mineiro


    22 de febrero de 2021

    Compartir esta nota en

    por Matías Arcapalo

    El entrenador argentino dejará de ser el técnico del “Galo”, tras dirigir su último partido este jueves frente al Palmeiras y continuará su carrera en el Olympique de Marsella, de Francia.

    Sampaoli tomó las riendas del Atlético Mineiro en marzo de 2020 y ganó 25 de los 44 partidos que disputó (10 derrotas, 9 empates). Además, logró un título en agosto del 2020 al coronarse campeón del “Campeonato Mineiro”, luego de ganarle a Tombense.

    Al arribar a Francia, tendrá un duro desafío ya que el Marsella se encuentra séptimo en el campeonato y por ahora está afuera de las competiciones europeas.

    El ex técnico de la Selección Argentina publicó una carta en la que agradeció a los hinchas y al plantel del Atlético Mineiro.

     

    La carta de Jorge Sampaoli:

    El 2020 ha sido durísimo para la humanidad. Nosotros intentamos ser creativos y quisimos construir un equipo que, al encender la tele, les hiciera olvidar por un rato la tristeza. No nos propusimos simplemente ganar, quisimos que fueran felices.

    No hubo un solo día en Atlético Mineiro que abandonáramos nuestra idea sobre el fútbol. Este equipo ha tenido la grandeza de jugar dentro y fuera de casa como si fuera lo mismo. Jamás renunciamos a pensar en el arco rival. El Galo ha puesto su corazón en todo el país. Eso me da un orgullo impresionante. Deseo que sea una ideología que quede en el club. El fútbol brasileño tiene un talento infinito y me reencontró con la belleza del juego en una marca que me quedará para siempre.

    Llegó el final. El jueves será el último partido. Me queda la nostalgia de no haber podido dirigir con el estadio lleno. Sé que nos hubiéramos emocionado muchos. Quería vivir esos videos que había visto de una hinchada alentando sin parar.

    Quiero agradecerle a todo el club. A los jugadores, por su entrega. A todos los empleados de la institución, por dejar el alma por este proyecto. A los directivos, por darnos grandes condiciones para poder trabajar. A la ciudad, por habernos tratado tan bien.

    El Galo está destinado a pelear grandes cosas. Sé que los triunfos ocurrirán. Los quiero mucho y les deseo que sigan caminando con el corazón como guía.

    Compartir esta nota en