Relatores

  • Se nos fue: hasta siempre, Rodrigo


    18 de junio de 2021

    Compartir esta nota en

    por Redacción Relatores

    El maldito COVID, insaciable, sigue llevándose a los buenos, como Rodrigo Munilla. Con el alma desgarrada, el dolor es inconmensurable.

    Este 18 de junio, -un día más que se inscribirá como "maldito" en el calendario-, la pandemia del COVID-19 volvió a dejar su sello implacable, como lo viene haciendo a diario, sobre la sociedad argentina, y especialmente latinoamericana. Los contagios y las muertes siguen multiplicándose. Una de esas, de las ráfagas frías en el alma, azotó un golpe infernal a la familia de Relatores. Después de tres meses de una lucha titánica, donde hubo momentos muy malos y también sensaciones de recuperaciones literalmente milagrosas, donde los vaivenes de salud estaban a la orden del día, donde cada parte médico era esperado como un trago de agua en el desierto, finalmente Rodrigo no pudo seguir dando la pelea incalificable, indecible, inenarrable que venía emprendiendo, aferrándose a la vida con uñas y dientes.

    La fría página periodística dirá que Rodrigo Munilla, de 45 años -apenas-, estaba hacía casi tres meses internado en el hospital Ramos Mejía. Que se lo llevó la pandemia del coronavirus. Que tuvo asistencia respiratoria mecánica en un principio. Que luego mejoró tanto que se barajó la posibilidad de pasarlo a sala común, y que logró hacerlo, dada su increíble mejoría. Que un virus intrahospitalario le dio un golpe del que no pudo reponerse. Dirá con palabras lo que el alma muda no podrá.

    "Chau, Rodri. Quiero recordarte así, feliz de trabajar con Víctor Hugo. "Sí señor", afirmabas ante cada dato o noticia que ratificabas. Generoso, compañero, humilde, laburador. Uno de los hombres más BUENOS del mundo. Y un GRAN PERIODISTA. Gracias por todo, amigo. Descansá en paz", escribió el querido compañero de Relatores Néstor Centra, quien estuvo más cercano durante estos meses a los vaivenes de la salud de Rodri. De fierro, siempre al pie del cañón.

    "Hoy es un día de inmensa tristeza para los integrantes de este equipo. Uno de los más queridos compañeros, Rodrigo Munilla, quien siempre supo todo de la AFA y que -en épocas en que aún no trabajaba con nosotros- ya nos suministraba información importante con una generosidad increíble, ha fallecido por COVID-19. Se ha llevado a un compañero entrañable. Esta infausta noticia, que tiene que ver con la tristeza enorme de los tiempos de la pandemia. No lo tenemos más, salvo en nuestros corazones", dijo Víctor Hugo, el gran capitán de Relatores.

    "Con la muerte de Rodrigo Munilla se apaga la vida de un ser impar. Excelente periodista, una persona siempre dispuesta a ayudar, incapaz de generar un problema, y generoso como ninguna. QEPD. Pero jamás aceptaré la injusticia de lo que tuvo que pasar y que no tuviera revancha", ensayó nuestro compañero Matías Canillán. Y suscribimos, todas y todos.

    Vale recordarlo con la última nota que publicó en el portal Relatores. Hasta siempre querido Rodri. Descansá en paz, después de tanta enorme lucha que diste para aferrarte a la vida.

     

    *** *** ***

    ¿La IGJ impugna la elección en AFA?

    por Rodrigo Munilla

    Esta historia -sin fin- comenzó allá por diciembre de 2015. Los primeros vientos calientes, veraniegos, del sur del Planeta, soplaron incandescencias sobre los crudos inviernos del norte. La absurda noticia recorrió el mundo futbolístico, de punta a punta. Hasta la BBC de Londres se hizo eco. El conductor y empresario Marcelo Tinelli había querido ser presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, a pesar de que el espíritu del reglamento no se lo permitía, por no cumplir con los 5 años como dirigente de un equipo o Liga requeridos.

    Eran las primeras elecciones a la presidencia de la AFA desde 1991, y las primeras tras la muerte del hombre que manejó las riendas del balompié albiceleste durante 35 años: Julio Grondona.

    En este escenario sensible, mediante un conjunto de abogados, Tinelli logró hacer interpretar de distinta manera la cláusula maldita que se interponía con su deseo; y la Inspección General de Justicia -IGJ- avaló su presentación.

    En una jornada electoral de mucha tensión, diferencias entre el -por entonces- presidente Luis Segura y Tinelli, el duelo en las urnas, aquel 3 de diciembre pasó a formar parte de la historia mítica de la penosa dirigencia del fútbol vernáculo: Segura 38 - Tinelli 38 (entre 75 votos), y continuó como presidente Luis Segura.

     Sin embargo, como el fútbol está ligado -siempre- a la política nacional, y mucho más cuando un presidente de la Nación proviene del fútbol, tras la salida de Cristina Fernández, Mauricio Macri asumió el poder político apenas siete días después del bochorno del empate en 38.

    ¿Qué ocurría por entonces? Macri no quería ni a Segura ni a Tinelli. Su objetivo era poner a su alfil en Boca, Daniel Angelici, en la cúspide del negocio. Sin embargo, tras innumerables presiones y operacones, no lo pudo lograr formalmente, pero sí desde lo virtual.

    Con el paso de los meses, Angelici fue metiendo 'gente propia' en lugares específicos y de mucha incidencia. Puso al fiscal federal Eduardo Taiano como uno de los tres integrantes del Comité de Apelación de la Superliga. Raúl Plee, otro fiscal federal, recaló como presidente del Tribunal de Etica. A Juan Bautista Mahiques, abogado que ocupa el cargo de Fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires desde el 30 de octubre de 2019, Macri lo llevó a la FIFA, como miembro -desde 2017- de la Cámara de Resolución de Disputas, un órgano que "ofrece servicios de arbitraje y resolución de disputas sobre la base de la representación igualitaria de jugadores y clubes, con un presidente independiente". Una instancia de mediación para evitar conflictos laborales que puedan escalar hasta el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Por último estuvo la figurita del exárbitro Héctor Baldassi en la Conmebol, desde 2017, como miembro de la Comisión de Árbitros.

    Sin embargo, lo que no pudo controlar el macrismo fue a los "viejos" dirigentes del ascenso, que tenían los votos que marcaba el estatuto para consagrar a Claudio Chiqui Tapia (apoyado por su suegro -en ese momento- Hugo Moyano), y uno de los que más resistió la embestida macrista fue Daniel Ferreiro (vice de Chicago y conocido popularmente como "topadora", por su disposición para ir al choque).

    Ante esa férrea oposición del ascenso y también del estatuto, Macri decidió cortar por lo insano y antidemocrático: intervenir la AFA (con el respaldo de su amigo y presidente de la FIFA, Gianni Infantino, pasando por sobre los estatutos internacionales).

    Tras esos movimientos llegó Armando Pérez, el propietario de Tsu Cosméticos y presidente de Belgrano de Córdoba en el período 2005-2017. El 18 de julio de 2016 fue elegido como presidente de la Comisión de Regularización de la Asociación del Fútbol Argentino, luego de la renuncia de Luis Segura, cargo en el que permaneció hasta marzo de 2017.

    Aún así, siendo dueño de las piezas y del tablero, Macri no logró el objetivo primordial de eyectar a Tapia, y -con su caída electoral- mucho menos lograr convertir a los clubes en Sociedades Anónimas, lo cual era su idea final. 

    Para llegar a la presidencia de la AFA, Tapia tuvo que negociar con Macri y -por eso- obedecer ciertas órdenes: por ejemplo, nombrar a Jorge Sampaoli al frente de la Selección Argentina -una de las más penosas de los últimos tiempos- y resignar que la final de la Libertadores "de América" entre River y Boca se jugase en Europa, más precisamente, en Madrid, España. Casi una paradoja post colonial.

    Tras esas negociaciones, Tapia fue perdiendo a sus viejos adeptos y cercanos alfiles; como Daniel Ferreiro (hasta ese momento en el puesto de Vocero) y Pablo Moyano (yerno, hijo de Hugo, peleado con Tapia y vice de Independiente). Fue ganando terreno Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA, con mucha llegada al gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y con gran poder en los votos de las Ligas del Interior. Toviggino, mucho más negociador que Topadora Ferreiro, le ganó definitivamente el lugar, y lo dejó fuera de la Asociación.

    Con el cambio de gobierno nacional, tras la asunción de Alberto Fernández, todo indicaba que el macrismo explícito saldría del seno de la AFA. Sin embargo no fue el caso. Solamente quedó sin efecto el puesto de Taiano, tras la disolución de la Superliga. Quisieron que Angelici perdiera su poder, adelantando las elecciones un año y medio (las cuales correspondían al 25 de Octubre de 2021, pero se hicieron efectivas el 19 de Mayo de este año). Esta situación fue avalada por la Inspección General de Justicia, pese a que fue de manera irregular por no ser secreta. La IGJ entendió que, al haber una sola lista encabezada por Tapia, podía aceptarse que renueve su presidencia hasta 2025.

    Tras todos estos movimientos absurdamente desprolijos y con dudosos avales, lo cierto es que Angelici no cayó, y -recién en los últimos días- fueron desafectados Pleé (el fiscal acusador de Cristina), Baldassi y Mahiques.

    A siete meses de que se termine el primer mandato de Tapia, tanto Ferreiro, como Tinelli, y algunos otros personajes cercanos al Gobierno -que no están de acuerdo con la gestión de Tapia y Toviggino- se quieren tomar revancha de las negociaciones que tuvo Chiqui con Macri, e impedir que empiece su nuevo mandato.

    En este marco, Nueva Chicago, club al que está muy ligado Ferreiro, presentó -ante la IGJ- la impugnación de la Asamblea que reeligió a Tapia de manera anticipada, aduciendo irregularidades. Ahora será la Inspección, comandada por Ricardo Nissen -hombre de Alberto Fernández- la que deberá decidir si avala lo que dispuso en primera instancia, o dispone un nuevo llamado a elecciones para el mes de octubre, cuando venza el mandato de Tapia. En caso de que la IGJ resuelva dar marcha atrás, suenan algunos nombres para reemplazar al actuál líder de la AFA. Cabe destacar que Tapia podría presentarse en la contienda electoral, aunque no cuenta con el plafond necesario para hacerlo. 

    Marcelo Achile, presidente de Defensores de Belgrano, y hombre cercano a Tapia y al Gobierno Nacional, podría ser uno de los candidatos, al igual que los propios Ferreiro Tinelli, que también apoyan estos movimientos telúricos en Viamonte. Bastante más lejos aparecen Víctor Blanco, el presidente de Racing; y Juan Sebastián Verón.

    Antes que nada, y antes de que nadie se pruebe el saco, la IGJ tendrá que definirse. En esta historia de negociaciones y traiciones, todo parece ser posible. En concreto:
    -Tapia tambalea como presidente de la AFA.
    -Si sale indemne, seguirá hasta 2025.
    -Caso contrario, serán sus últimos meses como mandamás del fútbol vernáculo. Por estos momentos sonaría milagroso: Tapia no es muy querido en el ambiente. Su situación es complicadísima y en diez días este escenario de caldera podría materializarse.

    Como siempre, cabe tener en cuenta el candelero político 2021. Año de elecciones legislativas. ¿Y después? ¿Quién comandará la barca? Cada interesado tiene su nombre y su hombre de confianza. ¿Podría existir un consejo asesor, para que todos formen parte? Es difícil. La tradición es que uno sólo sea el que tome las decisiones postreras. La AFA, una maraña de años, de intereses, de poderes, que parece imposible de desentrañar y transparentar. 

    Compartir esta nota en